Rusia financia a Le Pen y a otros partidos de ultraderecha

Publicado en CTXT el 3 de junio de 2015.

El ascenso en las urnas del Frente Nacional (FN) ha estado acompañado por un amplio debate social en Francia y por la sucesión de escándalos en torno al partido. Jean-Marie Le Pen, fundador y presidente de honor hasta el pasado 6 de mayo, cuando el comité político decidió expulsarlo tras proferir una serie de comentarios antisemitas, solía referirse orgulloso al adagio que dice “no importa si hablan bien o mal de nosotros. Lo importante es que hablen”. Hasta ahora la estrategia había tenido su efecto en la conciencia de muchos ciudadanos franceses que, desencantados con las políticas galas y europeas, encontraban su confort en las críticas y promesas de los Le Pen. Continue reading “Rusia financia a Le Pen y a otros partidos de ultraderecha”

Advertisements

El homenaje de Felipe VI a La Nueve llega tarde

Publicado en INFOLIBRE, el 3 de junio de 2015.

Felipe de Borbón y Letizia Ortiz inauguraron en la mañana de este miércoles en París el Jardin des combattants de La Nueve, un pequeño parque en la parte trasera del Ayuntamiento de París, en honor a los españoles republicanos que participaron en la liberación de la ciudad en 1944, cuando se encontraba ocupada por los nazis.

La Nueve, es decir, la novena compañía de la segunda división blindada francesa, estaba formada principalmente por soldados españoles (146 de los 160) que se habían visto obligados a huir de España tras la victoria del franquismo. Esta división fue la primera en entrar en la capital y alcanzar el ayuntamiento recuperando así el control de la ciudad que llevaba cuatro años bajo el mando alemán. Continue reading “El homenaje de Felipe VI a La Nueve llega tarde”

“’Le 1’ no se hojea, se pliega y se despliega como las alas de un pájaro”

Publicado en CTXT, el 20 de mayo de 2015.

Al salir de la dirección de Le Monde, después de 25 años trabajando en él, el periodista Éric Fottorino (Niza, 1960) trató de dar respuesta a una pregunta: ¿cómo sería el periódico perfecto en plena crisis del papel? Encontrar la respuesta llevó varios años pero el esfuerzo mereció la pena, no solo por la calidad del producto sino por su originalidad. Al contrario que el resto de periódicos, “Le 1 no se hojea, se pliega y se despliega como las alas de un pájaro”, como describe Fottorino.

La redacción de Le 1 se encuentra en una calle cercana al tumulto de Grands Boulevards, en el norte de París. Al marcar el código de la entrada y cruzar la puerta principal se ve una enorme cristalera rodeada de plantas y enredaderas al fondo del pasillo. La puerta está cerrada pero hay un joven leyendo en el sofá del hall que acude a abrir enseguida. “¿Le 1?”, “Oui, c’est Le 1”. Victor es maquetista y tiene 23 años, es el más joven de un equipo en el que, exceptuando a los fundadores, Éric Fottorino, Laurent Greilsamer, y Nathalie Thiriez, la mayor tiene 30 años. Es una oficina moderna y sencilla en la que solo hay un despacho: el de los tres fundadores. El resto es una sala abierta con un montón de estanterías cargadas de libros y ejemplares de Le 1, las mesas del equipo y un par de sofás que ocupan el centro del local. Allí tiene lugar cada semana la reunión de redacción a la que acude el equipo permanente y algunos colaboradores habituales como el editor de Gallimard y poeta Louis Chevaillier, que se encarga de proponer un poema vinculado a la cuestión que trate el número. Continue reading ““’Le 1’ no se hojea, se pliega y se despliega como las alas de un pájaro””

L’Entente: la sombra digital del FN

Publicado en CTXT el 26 de marzo de 2015.

Un grupo de universitarios rastrea las declaraciones públicas de los candidatos del FN a las elecciones regionales. Los comentarios xenófobos y las burlas a musulmanes y judíos llenan las cuentas de Facebook de decenas de políticos.

Más allá del rédito político que pueda tener el partido ultraderechista que dirige Marine Le Pen, el Frente Nacional (FN), el eco de las declaraciones de sus líderes y su facilidad para convertirse en el centro de las conversaciones son ya parte de su identidad. De esto se dio rápidamente cuenta Alain, un joven estudiante de Sociología Política de La Sorbona que comenzó en 2011, coincidiendo con el ascenso de Le Pen a la presidencia del partido, a interesarse por las polémicas afirmaciones de sus candidatos. Un peculiar hobby que le llevó a recortar y guardar artículos de prensa y leer todo el material del FN que caía en sus manos durante tres años. El pasado mes de noviembre, Alain creó la página web L’Entente con la ayuda de algunos compañeros de clase donde publican todas las declaraciones incómodas de los miembros del FN que a más de uno le gustaría ocultar. Continue reading “L’Entente: la sombra digital del FN”

Stéphanie Gibaud: “Espero que me llamen de España para contar los abusos del UBS”

Publicado en CTXT, el 5 de marzo de 2015.

 

Stéphanie Gibaud comenzó a trabajar en UBS (Unión de Bancos Suizos) en 1999 y desempeñó el cargo de directora de Comunicación durante 13 años. Su misión era organizar encuentros entre los ejecutivos del mayor banco de Suiza y ciudadanos franceses con elevados ingresos. Todo iba bien, hasta que en 2009 decidió denunciar las prácticas de evasión fiscal y blanqueo que el banco estaba practicando. Continue reading “Stéphanie Gibaud: “Espero que me llamen de España para contar los abusos del UBS””

Por qué los judíos se van de Francia

Reportaje publicado en CTXT, el 26 de febrero de 2015.

Casi dos meses después de los atentados que sacudieron París quedan muchos debates abiertos en Francia. Uno de los más candentes gira en torno a la necesidad de integrar a una parte de la población que vive marginada y que no se ve amparada por los valores de la República: las palabras mágicas “Liberté, Égalité, Fraternité”, especialmente cuando se habla de religión. Tras el asesinato de cuatro ciudadanos judíos en el supermercado Kosher de Porte de Vincennes, siguen haciéndose públicos nuevos ataques a la comunidad: el último, la profanación de casi 300 tumbas en un cementerio en Alsacia. En paralelo a las cifras que muestran un aumento de los actos antisemitas -851 en 2014, 413 ataques contabilizados en 2013-, hay otro dato inquietante: cerca de 7.000 judíos abandonaron Francia en 2014 poniendo rumbo a Israel, el doble que un año antes (3.400). La Agencia Judía calcula que en 2015 la cifra ascienda hasta 10.000. La comunidad judía francesa está formada por 550.000 personas. Continue reading “Por qué los judíos se van de Francia”

Frédéric Martel: “No creo que la democracia directa vaya a funcionar en España, ni siquiera en la era de Internet”

Publicado en CTXT, el 2 de febrero de 2015.

¿Cree usted que Internet acabará con sus raíces culturales?, ¿diría que los pueblos, la gente, están perdiendo su identidad por culpa de la Red? Pues bien, según el periodista y sociólogo francés Frédéric Martel, se equivoca. Si bien Internet se construye a través de una gran red globalizada que facilita las comunicaciones y permite acceder a distintas informaciones desde cualquier rincón del mundo, el usuario lo usa de una forma “territorializada”, manteniendo su comunidad y su esfera cultural. A esta conclusión ha llegado Martel tras pasar los últimos años visitando más de cincuenta países para descubrir cómo y para qué los ciudadanos, en cualquier parte del mundo, utilizan Internet. Una investigación que desarrolla en su nuevo libro, Smart. Internet (s): la investigación (Taurus), haciendo referencia a ese mundo smart, inteligente, ingenioso, que se ha apoderado de nuestras vidas: smart city, smart economy, smart TV, smartphone, etcétera, y que pronto será sinónimo de Internet. Continue reading “Frédéric Martel: “No creo que la democracia directa vaya a funcionar en España, ni siquiera en la era de Internet””

Praga: ciudad kafkiana y rebelde

Es difícil no enamorarse de Praga. Lejos del lujo de París, de las maravillas históricas de Roma o del rollo alternativo que ofrece Londres, Praga es una auténtica ciudad de cuento donde perderse, descubriendo cada rincón de su historia. A los amantes de la literatura, de la Kafkiana en particular, les será fácil caminar sintiendo que siguen los pasos del escritor que les muestra su infancia, una ciudad que formó su imagen de un mundo distinto, aunque aún tendrían que pasar por ella el comunismo y las ansias de revolución, no viendo el momento de escapar del férreo control soviético.

Continue reading “Praga: ciudad kafkiana y rebelde”

Viena: 48 horas comiendo tartas

El primer post de 2015 es de todo menos actual. Estuve en Viena el pasado mes de octubre visitando a una amiga que está allí de Erasmus. Mis expectativas no eran muy altas; todo el mundo me decía que Viena no tenía nada especial. Pues bien, será que no han entrado en sus cafeterías. Continue reading “Viena: 48 horas comiendo tartas”

Entrevista a Ricardo García Vilanova en ‘La Huella Digital’

Extracto de la entrevista al fotógrafo Ricardo García Vilanova, publicada en La Huella Digital el 10 de octubre de 2014.

Ricardo García Vilanova lleva quince años retratando los horrores de la guerra. Ha estado en Haití, Libia, Afganistán, República Centro Africana o Siria, lugar al que ha dedicado casi tres años de su vida porque considera que sin conocer su historia, su contexto y sin compartir momentos con su gente no podrás saber nada de ellos. Ahora, el fotógrafo da una masterclass en la FNAC de Callao con motivo de la World Press Photo para compartir su experiencia con los que, quizás algún día, cogerán su testigo. ¿Quién sabe?

Es curioso que una profesión tan arriesgada como la de corresponsal de zonas de conflicto despierte tantas pasiones entre los aspirantes a periodista -véase fotógrafos o camarógrafos-. La cifra no es tan exagerada como la de los que desean trabajar en deportes o moda, pero es pasmosa teniendo en cuenta lo que supone dedicarse a ello. Pasar meses y meses en zonas imposibles, destrozadas por las bombas y por las armas más poderosas: el odio y la miseria. Empaparse de las historias de quienes luchan por seguir adelante, tratar de comprender a unos y a otros para darles voz; vivir la catástrofe desde dentro y mantenerse fuera del plano. Y, a veces, retratarlo todo en un reportaje o en una foto que nunca verá la luz porque el foco mediático apunta a otro rincón, porque no vende.

(…)

P.: De los lugares en los que has trabajado,¿dirías que ha sido Siria el que más te ha impactado?
R.: Bueno, es que Siria realmente ha sido un cambio, una forma diferente de todo lo que yo estaba acostumbrado a ver en un conflicto. Recuerdo que cuando entré por primera vez, que iba con Javier Espinosa y Antonio Pampliega, en octubre de 2011, los tanques, los francotiradores… cargaban contra la población civil. No era un conflicto en el que más o menos se podía respetar a los civiles, evidentemente siempre hay bajas civiles pero en este caso es que eran los objetivos. En ese sentido Siria ha sido un cambio total. Lo que ha pasado allí es monstruoso.

P.: Después de casi 4 años de guerra, ¿qué piensas cuando lees información sobre Siria?
R.: Que no hay solución posible, lamentablemente. Hace unos años si se hubiera hecho lo que se hizo en Libia, si hubiera habido una intervención seguramente ahora estaríamos en otro contexto, pero no la hubo. Aunque hubiera sido en forma de no ofensiva, con un protectorado de no fly zone, con aportación de armas… hubiera cambiado el curso de la historia. Gran parte de los amigos sirios que tengo reprochan que hayan dejado que ese país entre en el caos absoluto en el que se encuentra, y más ahora con todos los grupos que hay. Al principio estaba claro lo que era, pero es que ahora hay una cantidad de actores implicados, de intereses polÍticos y de caos que es inviable que ese país pueda llegar absolutamente a nada.

(…) Lee el resto de la entrevista en La Huella Digital.

*Imagen cedida por Ricardo García Vilanova.

Reportaje inmigrantes españoles en París

Extracto del reportaje “La cara y cruz de la emigración española en París” publicado en la revista Café Babel el 22 de diciembre de 2014.

(…)

En el caso de España, el estallido de la burbuja inmobiliaria y la caída en picado de la construcción han afectado especialmente a la profesión de arquitectura. Tras seis duros años de estudios en la Universidad Politécnica de Madrid, una de las más exigentes del país, Ana Rosa dejó la ciudad que la había acogido durante sus estudios para poner rumbo a París. Un año después de su llegada, acaba de mudarse a un piso cerca de Bastille con su pareja, también español. Pagan poco más de 1.000€ por este pequeño apartamento, consistente en una pequeña cocina, baño y una habitación-dormitorio que hace las veces de salón y cuarto de estudios.

Ana reconoce que no echó un solo currículum en España. “Conocía los casos de varios amigos que estaban trabajando en estudios y las condiciones no me gustaban nada. No quería que una mala primera experiencia arruinara mis ilusiones”, comenta. Su primer mes en París fue una decepción tras otra sobre la ciudad, “muy difícil”, reconoce. Al hecho de buscar trabajo se le sumaba buscar piso y otra serie de tramas administrativas, como la de inscribirse en el Consulado, que fue dejando pasar por pereza y porque, según cuenta, el propio Consulado le quitaba importancia al hecho de estar registrado como residente. Se instaló en una pequeña habitación de 12m2 -cama cocina y baño todo en uno- que alquiló cinco semanas y de ahí pasó a un piso compartido con dos extranjeras en el que vivió un año, justo antes de mudarse con su pareja.

(…)

Lee el resto del reportaje en Café Babel: 1ª parte y 2ª parte.

Recuerdos de un fin de semana en Estocolmo

Hubo una época -al menos yo he comenzado a pensar en ello como algo lejano puesto que ya nunca me ocurre- en la que entrar en las webs de búsquedas de vuelos era como entrar en el mercadillo de los domingos: Londres ida y vuelta 25€; Bruselas 15€; Milán 30€. Recuerdo ese mito que corría por los pasillos de la Facultad (también en el centro de salud de mi madre y hasta en los baños de los aeropuertos) sobre una pareja que encontró billetes por dos céntimos.

Esos tiempos felices pasaron y ahora acabo indignada pagando 150€ por un billete con Ryanair -como buena pringada que soy-, quejándome de las penurias que me veo obligada a sufrir a pesar de haber pagado como un vuelo de Air France (iba a decir Lufthansa, pero ya sabéis cómo están las cosas).

Al grano. El pasado mes de septiembre estaba navegando por estas páginas, recordando viejos tiempos, cuando, de repente, el milagro: París-Estocolmo 35€. NO WAY. Mi primera reacción fue llamar a Irene para compartir la euforia pero su respuesta fue más intensa de lo que esperaba: Vamos. Y fuimos.

Fue un viaje bastante corto puesto que salíamos el viernes por la tarde y volvíamos el domingo por la noche, pero, ¿a quién le importa? 35€ por ir a Estocolmo. Por si fuera poco trote, el aeropuerto era Beauvais, un castigo para cualquier ser humano puesto que añade dos horas más de viaje y otros 30€ aunque eso lo pensamos tarde.

Al final mereció la pena. Acabó siendo una de esos viajes de albergue en los que hablas con todo el mundo y acabas haciendo amigos en y de cualquier parte. Durante el vuelo de ida comenzamos a charlar con Victor, el compañero de asiento que viajaba en un grupo de siete u ocho amigos. Nos llevamos bien y pasamos dos horas intercambiando opiniones y visiones de Francia y España. Casualidad que al día siguiente, a última hora de la tarde, cuando nos disponíamos a entrar en el Museo Vasa encontramos a Victor con sus amigos y decidimos ir a cenar todos juntos. Acabamos de fiesta a las 4 de la mañana en una discoteca de raperos y jennies from the block, que se reían de los francesitos que les seguían los bailoteos de negratas sin ningún tipo de pudor. Nos echamos unas buenas risas.

Pero ya saben, somos jóvenes y dormir dos horas para madrugar y seguir pateando la ciudad no supone un problema. Fueron 48 intensas horas en las que aprovechar las siete horas de luz era elemental.

Las primeras impresiones de la ciudad el viernes por la noche cuando llegamos en autobús desde el aeropuerto fueron impresionantes. Era tarde y pocas luces se mantenían encendidas en las casas, flotando -como quien dice- entre las más de 14 islas que conforman Estocolmo. Como llegamos muy tarde a la estación central decidimos coger un taxi hasta el hostal -aunque sepan que en Estocolmo el metro está abierto las 24 horas durante los fines de semana-, con la suerte de topar con un conductor que no hablaba ni papa de inglés (ni de español ni de francés y creo que ni sueco). Al final conseguimos entendernos y en mitad de la noche y de la lluvia llegamos al albergue.

El sábado por la mañana salimos a las ocho y media después de desayunar como campeonas y fuimos en metro hasta Gamla Stan, la isla donde se sitúa el casco antiguo. Las calles estaban llenas de decoración navideña pero aún tranquilas a primera hora. Allí se encuentra la pintoresca Stortorget o la Plaza Mayor, que en ese momento acogía un típico mercadillo navideño con productos artesanales de decoración y comida; también el Palacio Real o la Academia Sueca.

Decidimos coger un barco y hacer un tour alrededor de las islas para tener una buena panorámica de la ciudad. Cuesta unos 15€ y además hay explicaciones para descubrir las típicas curiosidades históricas o arquitectónicas como por qué ese parecido con la arquitectura parisina o cuál es el origen de las distintas islas.

Al salir seguimos andando esta vez hasta el distrito de Norrmalm y el residencial barrio de Vasastan. La población de Estocolmo tiene un aire muy cosmopolita y un estilo muy personal. Ya estoy acostumbrada a ver “personajillos” pasear por París, Madrid o Londres, pero allí parecían camuflarse mejor, como si vestir naranja, verde y rojo en un mismo look no fuera un problema (¿lo es?). Incluso nos cruzamos con Caroline Blomst, la mítica bloguera que lleva desde hace años Stockholm Street Style.

A las cuatro ya era de noche y paseábamos por Strandvägen, algo así como un paseo marítimo a lo nórdico, disfrutando de las luces de navidad, cuando nos encontramos con nuestros amigos del avión. Lamentablemente el Museo Vasa estaba ya cerrando y nos quedamos sin entrar, así que decidimos cruzar las islas con el barco (una especie de barco-bus) e ir hasta Fotografiska. Con el aspecto de una fábrica antigua, Fotografiska es un centro de fotografía contemporánea de lo mejor que he visto hasta ahora, donde además ofrecen conciertos y puedes pasar un par de horas entre las exposiciones y el bar restaurante con unas vistas increíbles de Estocolmo.

El domingo, tras dos horas de sueño, seguimos nuestra marcha esta vez por el barrio de Östermalm, con la intención de subir a la Torre Kaknäs y dar un paseo por el parque donde se encuentra. Nuestros planes no salieron muy bien porque un tipo nos mandó en la dirección contraria y después de andar durante dos kilómetros nos tuvimos que dar media vuelta por falta de tiempo. Al final acabamos de restaurantes y panaderías probando pan de jengibre y otros platos y dulces típicos de Suecia.

En el bus de vuelta al aeropuerto coincidimos con tres italianos que venían de participar en el torneo de un curioso juego de bolas que se practica en la arena de la playa donde los participantes van disfrazados con máscaras de látex. Soy incapaz de recordar cómo se llamaba la extraña competición que tanto apasionaba a estos italianos y que incluso nos invitaron a Pescara para conocer “el gran torneo” de septiembre, pero mientras más nos contaban y más fotos nos enseñaban más nos reíamos. No de ellos, sino del extraño juego.

Un par de horas después volvíamos a aterrizar en Beauvais aunque lo último que recuerdo es arrastrarme hasta el bus que me llevaría de vuelta a París y darme un golpe con la ventana antes de caer en un profundo sueño. No sé yo si aguantaré estos viajes-paliza por muchos años.

Resucitar a través de un libro, Infolibre.

“Resucitar a través de un libro”, publicado en InfoLibre el 10 de julio de 2014.

La escritora Irène Némirovsky murió en el campo de concentración de Auschwitz en 1943. En su tiempo, su prolífica obra disfrutó de un gran éxito, especialmente en Francia –en cuya lengua escribió-, pero fuera del país galo quedó relegada al olvido. Sus hijas conservaron durante cincuenta años los cuadernos que su madre había escrito en Auschwitz creyendo que eran notas personales, pensamientos demasiado dolorosos para ser releídos. En los años noventa se decidieron a donar todo lo que tenían de ella a un archivo y, al leer el cuaderno, descubrieron que era una novela: Suite Francesa. En 2004, la novela de Némirovsky salió a la luz y con ella, la fama de la autora despertó de un largo letargo. Y no, no ha sido la única.

¿Qué necesita un autor olvidado para ponerse de moda? Posiblemente, la recomendación de algún famoso, una historia de azar como la de Némirovsky o la arriesgada apuesta de una editorial. Pedimos a algunos editores que nos hablen de historias de olvido y resurección, como la de la autora judía, y son muchos los nombres que salen a relucir.

(…) Lee el artículo completo en InfoLibre.

Rouen: 24 horas en el norte de Francia

¡Casi me olvido de Rouen! La capital de Normandía fue mi última escapada en el país galo. Llevaba semanas buscando combinaciones de tren, coches… (no hay autobuses que cubran el recorrido París-Rouen, y eso que están a hora y media de distancia)., pero nada parecía cuadrar. Continue reading “Rouen: 24 horas en el norte de Francia”

Munich (III): Englischer Garten

In October I went back to Munich where I spent almost a week. By this time, I’ already knew the city so it was a less touristic stay, dedicated to walks, museums and, of course, food. My first morning there, we went to Englischer Garten. It was a beautiful, sunny day and I’ve already realized that, when the sun shines in Munich -never mind if it’s cold- German people get crazy and they all go out to search a ray of light. Continue reading “Munich (III): Englischer Garten”