El viaje de los niños perdidos: la ruta Tánger-Madrid-París

TAREK ANANOU

Publicado en PAPEL, junto a Lucas de la Cal, corresponsal en Tánger, el 29 de diciembre de 2017

FOTOGRAFÍAS: TAREK ANANOU

Hakim viste unas deportivas Nike y la equipación del PSG. Se ha colocado una cinta en la cabeza a modo de bandana, un montón de cadenas de bisutería alrededor del cuello y un par de anillos de plástico en cada mano, imitando piedras preciosas. Natural de Fez (Marruecos), cuenta que antes había pasado un año en Córdoba donde le propusieron una formación de jardinero que no le entusiasmaba. Le cuesta explicar cómo llegó a París, pero entre gestos y palabras sueltas en castellano, entendemos que pasó más de 24 horas escondido en un camión.

“¡Oh! En España la gente bien. Aquí…”. Aquí no tanto pero en España no hay trabajo, dice. Es de los más mayores del grupo: los educadores le echan 17 pero él asegura, en secreto, que tiene más. Él es de los buenos a ojos de la administración: de los que no se droga ni arma jaleo, incluso se adapta a los servicios de acogida y duerme por la noche en una habitación de hotel que han puesto a su disposición.

Estamos a las puertas de Montmartre, el barrio bohemio más turístico de París. A la altura del metro La Chapelle, la vista imponente de la iglesia del Sacré Coeur al fondo de una cuesta empedrada recuerda el París de Toulouse Lautrec o quizás el de Amélie. Siguiendo el camino, la mirada se cruza con lo que podría ser un grupo de niños que se han saltado las clases. Son los niños del pegamento, del norte de Marruecos. Muchos pasaron por Ceuta o Melilla tratando de colarse en un ferry para Europa, cruzar España y así alcanzar un sueño que ahora parece haberse vuelto pesadilla. Los chavales, sin pasar en algunos casos los 12 años, juguetean con objetos robados, bromean entre ellos y fuman cigarrillos liados y porros.

Son los niños perdidos. Y su País de Nunca Jamás es un bucle constate de drama y olvido. La mayoría están en una invisible lista de los 10.000 menores inmigrantes que Europol estima que están desaparecidos por Europa. En realidad son muchos más.

Continúa la lectura en Papel.

 

Author: mdiazvalderrama

Journalist / Reporter / Periodista

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s