primarias-derecha-2016-maria-d-valderrama

En Francia, la izquierda se moviliza en las primarias de la derecha

Publicado en El Mundo, el 20 de Noviembre de 2016.

Los franceses saben que se juegan mucho en esta primera vuelta de las primarias en la derecha. Más de 1,1 millones de electores habían depositado su voto a las 12 del mediodía, según el comité de organización. Para muchos se trata más bien de un voto estratégico, cuando según los sondeos el ganador de estas primarias será el adversario de Marine Le Pen en la segunda vuelta de las presidenciales, en mayo de 2017.

En el distrito 11 de París, un barrio moderno y juvenil tradicionalmente de izquierdas, los electores hacen colas de unos 15 a 20 minutos en los colegios que sirven de oficinas de voto. “Hoy las primarias son importantes porque van a determinar el candidato en el que probablemente el resto del país se concentrará si queremos evitar a Le Pen”, comenta Laurent, uno de los pocos vecinos encuestados por este periódico que se declara de derechas.

Para participar en estos comicios, era necesario firmar una carta de adhesión a los valores de la derecha y pagar dos euros, proceso que muchos han seguido sin cumplir necesariamente la primera condición. “Habitualmente voto a la izquierda pero estoy muy preocupada por el giro que está tomando la política en Francia”, asegura Emilie, a quien no le importa admitir que ha venido a votar “contra Sarkozy”. Una de tantos entre los decepcionados de la izquierda que parece a día de hoy sin posibilidades de pasar de la primera vuelta, aunque aún se desconoce el nombre del candidato. “A día de hoy tengo problemas para encontrar la voz que me represente. Lo único que me importa es que no lleguemos a los extremos, porque es lo único en lo que no creo”. La decisión de participar en estas primarias la tomó hace tan solo una semana, cuando vio a Donald Trump vencer a Hillary Clinton en Estados Unidos.

A las puertas de estos centros de voto, las discusiones entre los vecinos se repiten: “¿Has visto cuánta gente hay?”, comenta una anciana. “¡Y eso que es un barrio de izquierdas!”, dice otra.

A pie de urna, la media de edad en los electorados es elevada. Durante la mañana, resultaba difícil encontrar algún veinteañero entre los que esperaban su turno para depositar la papeleta. Guillaume, estudiante, es uno de ellos y en esta ocasión ha votado por Juppé. También es un elector de izquierdas: “Creo que es importante votar hoy porque la izquierda no tiene ninguna posibilidad en 2017. Una pena si tengo que votar a la derecha y decir que me adhiero a sus valores, lo que no es cierto”.

Cada uno juega sus cartas como quiere. En otro de los barrios más vivos de la ciudad, Le Marais, conocido también por ser el barrio gay, Laurent, de 35 años, viene a votar al ayuntamiento del distrito 3. Si en las últimas presidenciales votó por Hollande ahora se ve votando, en este caso, contra Fillon, quien podría ser la sorpresa de la noche cuando hasta hace una semana todas las encuestas mostraban que el duelo estaría entre Sarkozy y Alain Juppé. “Voy a intentar que Fillon no pase, para los gays es el horror absoluto”, señala. El que fuera primer ministro de Sarkozy pretende suprimir la adopción de niños por parejas del mismo sexo y mantiene una postura conservadora en todo lo que incumbe a la comunidad homosexual.

Fillon, favorito entre los encuestados de la derecha

Durante los tres meses de campaña, Fillon se ha mantenido en un discreto segundo plano, pero las últimas encuestas parecían mostrar un cambio en la dinámica electoral hasta la última, publicada este viernes por Le Monde, que le daba como favorito con un 30% de la intención de voto, seguido de cerca por Juppé y Sarkozy, ambos al 29%.

Para los electores interrogados por EL MUNDO Fillon es el claro favorito. Nicolas, empresario en la cuarentena, no duda un segundo: “Es la primera vez en Francia que tenemos un verdadero candidato de derechas. Fillon promete un debate interesante y soluciones que nunca se han aplicado en Francia”. Este empresario asegura compartir el proyecto “difícil” que promete Fillon, “que costará implantar” pero que “ayudará a Francia a salir de una situación complicada”. En otro colegio, esta vez en el distrito 4, otro seguidor de Fillon defiende sus recetas fiscales con tesón: “Es el programa más sólido a nivel fiscal, el único que aumenta el TVA [equivalente al IVA español]. La derecha siempre tiene el defecto de reducir los impuestos y aumentar la esperanza de reducir el gasto público, si queremos ser creíbles hay que subir dos puntos el TVA, Fillon sabe lo que hace”.

De izquierdas o derechas, en dos cosas están todos de acuerdo: que se vaya Hollande y que no sea Marine Le Pen quien entre en su puesto.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s