Stéphanie Gibaud: “Espero que me llamen de España para contar los abusos del UBS”

Publicado en CTXT, el 5 de marzo de 2015.

 

Stéphanie Gibaud comenzó a trabajar en UBS (Unión de Bancos Suizos) en 1999 y desempeñó el cargo de directora de Comunicación durante 13 años. Su misión era organizar encuentros entre los ejecutivos del mayor banco de Suiza y ciudadanos franceses con elevados ingresos. Todo iba bien, hasta que en 2009 decidió denunciar las prácticas de evasión fiscal y blanqueo que el banco estaba practicando.

En 2007, Brandley Birkenfeld destapó en Estados Unidos el escándalo fiscal de UBS. Las alarmas saltaron también en la filial francesa, que se volvió mucho más celosa de su información y respecto de sus propios trabajadores. En ese momento, según cuenta Gibaud, se acabaron las reuniones con empresas asociadas, se eliminaron los puestos de trabajo de sus asistentes y becarios, y se sucumbió a un nerviosismo general. Un día, el jefe de Gibaud acudió a su despacho para pedirle que eliminara ciertos archivos de su ordenador después de que la oficina del director general hubiera sido registrada, orden que ella decidió incumplir.

Y es en este momento cuando empieza el tormento de Gibaud, quien, tras denunciar las malas prácticas que descubrió en el funcionamiento de su empresa, fue acosada, espiada y tachada de incompetente y loca por sus jefes en un intento desesperado por hacerla callar. Finalmente, en 2012, la policía financiera contacta con ella, a la vez que se publica el libro del periodista Antoine Peillon Ces 600 milliards qui manquent à la France (Los 600.000 millones que faltan en Francia), lo que hace estallar el caso UBS en este país. Unos 120 ejecutivos del banco se dedicaban a sondear y seducir a las grandes fortunas del país, desde jugadores de fútbol hasta políticos, para convencerles de que abrieran cuentas en Suiza, lo que generó una evasión de capitales que Peillon calculó en más de 590.000 millones de euros.

El lugar donde se celebra esta entrevista es un buen reflejo de la mediática vida que lleva Stéphanie Gibaud desde que estalló el asunto: Les Ondes, el café en la esquina del edificio de Radio France. Gibaud llega 25 minutos tarde porque otra entrevista en la radio se ha complicado un poco. Se sienta aún agitada y se disculpa mostrando todos los mensajes y correos que recibe con peticiones de entrevistas, declaraciones o actos públicos contra la corrupción. “Mira, 27 correos sin responder en las últimas tres horas”. Aunque habla a toda velocidad, a veces para y hace un largo silencio en mitad de sus frases, quizá un reflejo de estos siete años de impotencia y rabia contenida. Al verla pasar, nadie diría que esta oficinista de mediana edad se está batiendo en duelo contra un titán de la banca que sigue refiriéndose a ella como una “mentirosa” que busca lucrarse y que no pudo soportar la llegada de un nuevo superior. A pesar de las negaciones, el pasado mes de septiembre las autoridades francesas reclamaron a UBS el pago de una fianza de 1.100 millones de euros para cubrir parte de la multa que le espera. De llegar a probarse los delitos de blanqueo y fraude fiscal, ascendería a 4.880 millones.

Siete años después del comienzo de la pesadilla que cambió su vida, Gibaud sigue sin trabajo pero luchando cada día junto a otros que también se han atrevido a denunciar, como Hervé Falciani o Brandley Birkenfeld, para que acaben las prácticas ilegales de grandes bancos y empresas y se proteja a los insiders, con la creación de una organización llamada PILA (Plataforma Internacional de Activadores de Alertas).   (…) Lee el resto de la entrevista en CTXT

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s